martes, 13 de junio de 2017

La oligarquía de Paraguay lamenta su impotencia frente a la guerrilla

En la sesión plenaria de la Cámara de Senadores de la República burguesa del Paraguay de ayer jueves 25 de mayo del 2017, el senador colorado Luis Alberto Castiglioni pidió la conformación de una Comisión Especial del Senado para luchar contra el EPP. ¡No es que los senadores quieran ir a combatir al Norte! ¡Noo!

El oscuro senarrata Castiglioni derramó hiel negra contra el EPP y con amargura e impotencia se quejaba que en los años de gobierno de Horacio Cartes, y con todo lo que le habilitaron como dinero y todo tipo de recursos a discreción, leyes inconstitucionales y demás, no tienen éxitos contra los gloriosos guerrilleros epepistas a quienes él, en su locura y odio burgueses, califica de “delincuentes”, “bandidos”, “facinerosos”...

Hace unos días atrás la Asociación Rural del Paraguay (ARP) la Unión Industrial Paraguaya (UIP) y otros gremios burgueses convocaron a legisladores, jefes policiales y militares representantes de la fiscalía, la Corte Suprema de Justicia y el Ejecutivo a un akelarre para ver con qué conjuro podrían alejar al “maldito EPP”.

La reunión transcurrió en medio de sollozos, gritos de desesperación y acusaciones de inutilidad. Para que los periodistas no tengan la posibilidad de tomar fotografías de los presentes decidieron cambiar de local a último momento y del local central de la ARP del campo de exposiciones de Mariano Roque Alonso que se encuentra sobre la ruta Transchaco la trasladaron al de la Regional San Pedro que se encuentra al fondo de ese campo.

De paso decimos que tenemos las fotografías de todos los participantes. Y que la maniobra diversionista fue inútil. Un amargado y demacrado Castiglioni señaló que el Senado ya había pedido la renuncia del entonces ministro del Interior Francisco de Vargas por inútil e incapaz de realizar la labor. Señaló que aunque fue destituido, se perdieron tres años de lucha contra los epepistas y decenas de vidas, y que ahora, bajo la dirección de esta lucha por el Senado esperaban tener éxito antes de fin de año.

Tartamudeando, el senador Castiglioni se quejó de la corrupción de sus combatientes y de la falta de resultados de la Fuerza de Tarea Conjuntas (FTC) contra el glorioso Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Con la mirada puesta en el enorme ejemplo que nos han dado nuestros camaradas caídos enfrentaremos lo que se venga. Levantamos la bandera del EPP, esa misma bandera que nuestros héroes levantaron y defendieron incluso con su sangre, escribiendo en la conciencia de nuestro pueblo la muestra más grande de compromiso hasta el fin con los pobres. Con ello nos imprimieron una mística única, profunda, la mística epepista; nos dejaron un legado, una herencia que con mirada puesta hacia el futuro debemos engrandecer. Ellos, muriendo, han dado vida al EPP. Murieron con la confianza de que nosotros continuariamos en lucha hasta la muerte o la victoria.

No dilapidaremos el gran legado que nos han entregado. La bandera del EPP es la del pueblo trabajador. Nuestros hermanos han muerto por ella. La fe de guerrillero y la mística epepista los han acompañado hasta el fin, hasta el último momento de sus vidas. Esa es la bandera que los epepistas tenemos en las manos. La agarramos con fuerza y seguimos el ejemplo para engrandecer, fortalecer aún más la gran mística y conciencia de nuestra organización.

No paramos ni pararemos hasta la completa victoria sobre el enemigo.

¡Compañeros Caídos en la Lucha, Hasta la Victoria Siempre!
¡Revolución o Muerte!
¡Con las armas y el pueblo venceremos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario